Seguridad urbana

Implantes mamarios en el cuerpo de policía: cómo luchar contra los prejuicios

Por mucho tiempo, los cuerpos de policía fueron algo relegado solamente a los hombres. Las mujeres han ido de manera gradual conquistando sus derechos civiles y laborales en todo el mundo y eso incluye los cuerpos de policía. A pesar de eso, las mujeres han debido enfrentar todo tipo de prejuicios al integrarse a los cuerpos de seguridad y muchos ellos tienen que ver con su aspecto físico.

Generalmente, para ser un policía había que ser masculino. Luego, las mujeres fueron entrando en los diferentes cuerpos de policía y muchas debieron imitar los comportamientos masculinos tradicionales, que podrían ser incluso machistas. Esa concepción ha ido cambiando con el tiempo y hoy ya es normal ver a mujeres policías que se preocupen por su belleza e incluso, que deseen realizarse implantes mamarios.

Atenerse a los prejuicios

Cuando una mujer decide que una mamoplastia es lo que quiere, no habrá quién la detenga. Eso incluye a todas las mujeres policías, que cuando toman esa decisión, deben atenerse a muchos prejuicios. La conceptualización de que la mujer policía no puede ser bella y su estética debe pasar totalmente desapercibida es algo que hay que dejar atrás y son muchas las mujeres que trabajan por esta labor.

En los países democráticos y con estado de derecho, los cuerpos de policía no deben poner mayores impedimentos para que las mujeres puedan practicarse una mamoplastia. Si bien esto se trata de una cirugía estética, no debe haber restricciones para que esta se realice, siempre y cuando no afecte al trabajo.

Consultar a un médico con el cronograma

El principal problema que tienen las mujeres policías para someterse a una operación de implantes mamarios es el del cronograma. Para ello, es esencial hablar con profesionales como los de https://motiva.health/es/, con los que se podrá planificar la operación y el postoperatorio en un tiempo que no perjudique el trabajo de las mujeres policías.

Al ser una cirugía estética, se puede hacer con la mayor planificación del mundo. Seguramente, se hallarán médicos dispuestos a poder hacer la cirugía en el tiempo que estipulado, para adaptarse a la agenda.

El postoperatorio: un reto

El postoperatorio también es un desafío para muchas mujeres policías. Esto se debe a que ser policía suele ser un trabajo dinámico que requiere de actividades físicas que no son compatibles con el reposo postoperatorio. Es por eso que las mujeres policías que deciden hacerlo, suelen planificarlo en los periodos vacacionales.

Aunque eso depende mucho de la antigüedad y del cuerpo de policía, las personas suelen tener al año 21 días pagos de vacaciones. Ese tiempo es el justo para poder hacer un postoperatorio de mamoplastia exitoso. De igual forma, es posible acordar con el cuerpo de policía permisos no remunerados, con los que se puede concretar todo el proceso de forma exitosa.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *